¿Qué es la microbiota oral y cómo mejorarla?

¿Qué es la microbiota oral y cómo mejorarla?

Fecha de publicación: 18/08/2021

Todo lo que necesitas saber para proteger tu salud gracias a la microbiota oral.

Cuando pensamos en la salud bucal, siempre pensamos en los dientes y, a veces, incluso en las encías. Pocas veces nos damos cuenta de que hay algo más importante para nuestro bienestar bucal, y es la microbiota oral, como bien saben los dentistas.

Pero… ¿qué es la microbiota oral? Hemos oído hablar en ocasiones de la microbiota intestinal, pero puede que no supiéramos que hay otras, como la bucal, o la de la piel.

La boca es una puerta de entrada para gérmenes y bacterias, por lo que su correcto equilibrio es crucial.

La microbiota bucal es el equilibrio bacteriano que tenemos en la boca y que nos protege de agresiones externas. Este tipo de microbiota se ve influida por lo que comemos, por el estrés, por la actividad física… y está en nuestra mano cuidar de ella porque afecta directamente en nuestra salud.

Cada vez más organismos internacionales señalan la importancia de la microbiota oral y de su relevancia en nuestras vidas.

Cómo puedes cuidar tu microbiota oral

La microbiota oral es muy importante porque su correcto equilibrio ayuda en la lucha contra problemas como caries, patologías periodontales y otras muchas ligadas no solo a la boca, sino a todo el organismo.

Te damos algunos consejos con los que puedes mejorar tu microbiota oral:

Evita comer entre horas

Comer constantemente hace que se activen distintos procesos en nuestro sistema bucal. Por ejemplo, se aumenta el tiempo de exposición a los ácidos que originan la fermentación de algunos alimentos. Con 3 -4  comidas al día es suficiente según algunos expertos.

Proteger tus dientes es una de las cosas que puedes hacer para proteger tu microbiota oral.

Aliméntate mejor

La comida industrial no aporta nada bueno a tu organismo ni a tu salud bucal. Además, es muy alta en azúcares, que dañan tus dientes y encías.

Reduce las bebidas carbonatadas

Sus ácidos no son buenos para el esmalte de tus dientes. Si te cepillas los dientes inmediatamente después de consumirlas, el cepillo aumentará la erosión dental.

Las bebidas con gas pueden dañar tu microbiota oral, especialmente las más azucaradas.

Cuidado con las limpiezas exhaustivas

Tu higiene bucal es muy importante, pero, como siempre, más no quiere decir mejor. Cepíllate los dientes con un cepillo suave y sin apretar demasiado. Si frotas con demasiada fuerza, puedes dañar tus encías y el esmalte de las piezas. La limpieza interdental es muy importante.

Visita al dentista con frecuencia

Al menos una vez al año (mejor si son 2), deberías visitar a tu dentista de confianza. Él es el profesional mejor indicado para orientarte sobre tu salud bucal.

Tu dentista puede ayudarte a mejorar tu microbiota bucal y a proteger todo el entorno buco-faríngeo.

Come texturas distintas

¿Cuándo fue la última vez que mordiste una zanahoria? Durante años hemos estado comiendo frutas y hortalizas a mordiscos. Hoy en día todo está trillado, triturado y minimizado para que sea más fácil comerlo. Tus dientes están preparados para moler y rasgar, si no los usas así, no fortaleces los músculos de tu cara ni tus encías.

Morder alimentos duros fortalece tu mandíbula refuerza tus dientes.

Mastica bien

Acostúmbrate a masticar unas 30 veces antes de ingerir el alimento. Es mucho mejor para la digestión y para tu microbiota oral.

Cuidado con los colutorios

Los colutorios bucales solo están indicados si así lo estima tu dentista. De los contrario, su uso puede ser perjudicial. Si quieres añadir algo extra a tu limpieza, prueba con enjuagarte con aceite de coco u oliva.

Prioriza el lavado de dientes y no uses colutorios si no te los ha indicado tu dentista.

Di adiós al tabaco y otras sustancias

Por si no lo sabías, aquí va un notición: el tabaco es malo. No vale para nada. No aporta absolutamente nada bueno a tu organismo y solo es veneno que daña tu salud, incluyendo tus dientes y microbiota oral.

Bonus track: el consumo de alcohol tampoco es bueno para tus dientes.

Habla con tu pareja

Hablar con tu pareja siempre es bueno, pero en el caso de la microbiota bucal, también. De nada sirve que te cuides la boca si tu pareja no, porque sus infecciones pasan a tu boca.

Habla con tu pareja para que siga las mismas recomendaciones que tú (o deja de besarla).

La salud bucal de tu pareja es tan importante como la tuya…

Respira por la nariz

La nariz está para respirar. Respirar por la boca la expone a gérmenes. No lo hagas si no es necesario.

Reduce el estrés

El estrés no es bueno para tu organismo. Para tu salud bucal, tampoco. En la medida de lo posible, intenta llevar una vida más relajada. El estrés mantenido puede crear periodontitis.

El estrés es muy perjudicial para tu cuerpo y tu mente. Intenta llevar una vida más relajada o hacer meditación.

Cuidado con el bruxismo

Si crees que aprietas los dientes, visita a tu dentista. No adquieras productos para tus dientes sin la supervisión de un profesional.

Ojo con los cepillos

Tu cepillo ha de secarse (para evitar la aparición de bacterias), taparse con un capuchón o similar y guardarse en un cajón. Lo que no debes hacer es dejarlo a secar al aire y, peor, en contacto con otros cepillos.

Cuida la limpieza de tus cepillos de dientes si quieres cuidar tu salud.

Si vives con otras personas, poner todos los cepillos juntos es ideal para que las enfermedades pasen de boca en boca.

Evita la contaminación

En la medida que puedas, evita los ambientes contaminados. La contaminación atmosférica no es buena para tu microbiota bucal. Cuando te sea posible (vacaciones, fines de semana…) huye a ambientes más sanos.

No consumas medicamentos sin receta

Solo debes consumir los medicamentos que te recomiende tu médico. Los medicamentos sin prescripción no están indicados para tu salud y dañan la microbiota oral.

Algunos antibióticos y muchos psicofármacos dañan la salud de tu boca y provocan sequedad.

Come más fruta y verdura

La fruta y la verdura son muy beneficiosas para tu microbiota oral, especialmente las que tienen nitratos, como la remolacha o las de hoja verde.

Las frutas y verduras son la base de una buena alimentación.

Los alimentos ricos en polifenoles, como las uvas, la menta, los arándanos, el cacao o la granada, son muy beneficiosos para las bacterias de tu boca.

Aumenta el consumo de omega 3

Estos ácidos grasos se llevan muy bien con tu salud bucal. Puedes encontrarlos en algas, moluscos, marisco y pescado azul.

En general, el papel de las bacterias beneficiosas es muy importante para nuestra salud. No olvides consumir probióticos como el yogur o el kéfir. Los alimentos fermentados protegen tu salud en varios niveles y son ideales para ayudar a tus bacterias buenas en todo el organismo.

Como siempre, no olvides que los profesionales de la salud son los más indicados para orientarte sobre cualquier tema relacionado con tu bienestar.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Catálogos y ofertas

Artículos que quizá te interesen

Cómo mejorar tu salud con la dieta paleo

01 de septiembre del 2021

Todo lo que necesitas saber sobre la dieta paleo y los beneficios que te puede aportar.

¿Cuáles son las alergias del verano?

04 de agosto del 2021

Estas son las principales alergias que pueden amenazar tu verano, ¡no las pierdas de vista!

Cómo superar un estancamiento en la pérdida de peso

14 de julio del 2021

¿Te has estancado en tu pérdida de peso? No te preocupes, te contamos cómo superarla con unos sencillos trucos.