Consejos para elegir un buen administrador de fincas

Consejos para elegir un buen administrador de fincas

10 de octubre de 2018
Protege tu comunidad de vecinos

¿En qué comunidad de vecinos no se da algún conflicto que ponga en pie de guerra a alguno de sus habitantes? Los ruidos, las cuotas mensuales, esa derrama de última hora… Cualquier circunstancia es susceptible para hacer saltar la chispa. La figura del administrador de fincas cobra especial relevancia en este escenario. Es el encargado de poner orden en el miniuniverso aparte que conforma cada comunidad de propietarios. Eso sí, no siempre resulta sencillo encontrar administradores de fincas competentes. ¿Tu vecindad está inmersa en ese proceso? Pues atiende a estos consejos y encontraréis al profesional adecuado.

En la comunidad de propietarios es muy importante tener un administradorLa figura de administrador de fincas es muy importante, ya que ayuda a planificar gastos de la casa o incluso puede mediar entre vecinos. ¿Y tú? ¿En tu comunidad habéis elegido bien?

 

¿Cuánto se le va a cobrar a la comunidad de vecinos?

 

1. Infórmate sobre los presupuestos

Es muy buena opción hablar con gente de confianza sobre la elección del administrador de fincas. La experiencia que ellos hayan tenido es clave.

 

“¿Y cuánto nos cuesta?”. Es la primera pregunta que te soltará el del 2º B si eres tú el encargado de escoger. Por supuesto, hay que tener en cuenta el precio de sus servicios. Debes preguntar a tus conocidos sobre las tarifas que afrontan ellos o informarte en Internet sobre los presupuestos que publica el mismo Colegio de Administradores de Fincas. Depende de varios factores como el número de viviendas de la comunidad y las horas contratadas. El precio puede variar entre 6,50€ y 18,15€.

Sí, siempre hay alguno que intenta lucrarse. Eso sí, no cometas el error de basar tu elección en este único requisito. ¡Sigue leyendo!

 

2. Pide valoraciones a otra comunidad de propietarios

 

En tu trabajo te pidieron referencias para afianzar su apuesta por ti, ¿verdad? Pues, en este caso, el profesional correspondiente también está trabajando para una empresa (un tanto particular, eso sí, tu comunidad de vecinos).

Elige bien a tu administrador de fincasLa elección del administrador de la finca funciona igual que la de un trabajador de tu empresa. La diferencia es que los “jefes” en este caso son los propios vecinos.

 

Por tanto, debes cerciorarte de que se trata de un individuo responsable, comprometido y serio en el ejercicio de su cometido. Si en alguna de tus pesquisas recibes información que te haga sospechar lo más mínimo, ¡a por otro candidato!

 

3. Tómate tu tiempo

Ten paciencia con tu comunidad de propietariosAunque tu administrador tenga muchas ganas de empezar y quiera que firmes ya todos los papeles, debes tomarte el tiempo que necesites y consultar la decisión con tu comunidad de vecinos.

 

Roma no se hizo en un día. Y 24 horas tampoco son suficientes para hallar a la persona adecuada. Puede que des una patada y salgan decenas de administradores de fincas, pero recuerda: estamos hablando, entre otras cosas, de gestionar las cuentas de tu edificio. Como sabes, no se trata de una nimiedad, con lo que la decisión, al menos, requiere reflexión. No pasa nada por esperar unos días más, ¿no?

 

4. Que te quede claro: no debe ser una persona dictatorial

 

Cualquiera no vale para cumplir con las funciones de un administrador de fincas. No solo debe ser una persona sensata y cumplidora; además, en su forma de proceder debe ir inmersa la mano izquierda. Es decir, todo el que asuma esta responsabilidad ha de poseer una personalidad conciliadora. No olvidemos que en ocasiones se verá obligado a lidiar con la más fea. Y bastantes frentes abiertos tenéis ya en la comunidad…

 

Pertenencia al Colegio de Administradores de Fincas

 

5. Asegúrate de que es colegiado

Debe rellenar todos los papeles del Colegio de administradores de fincasQue un ente como el Colegio de administradores de fincas os respalde, da mucha seguridad. Asegúrate que tiene los papeles del colegiado en orden.

 

Se antoja importante que vuestro administrador no solo esté cualificado debidamente, sino colegiado. De esta manera, un colegio profesional y el seguro de responsabilidad responderán por él. Esto, además, reforzará vuestra decisión y os sentiréis más amparados, seguros y tranquilos.

 

6. Confirma que se dedica exclusivamente a su profesión

 

No se trata de contratar a un detective privado para investigarle. ¡Ya habéis tenido bastantes gastos con la derrama de la fachada! Eso sí, estaría bien que corroboraras que la persona en cuestión no se dedica a otros menesteres. ¿Recuerdas la frase “quien mucho abarca poco aprieta”? Pues el refranero español siempre encierra cierta lógica.

No hace falta que persigas al administrador de tu finca para saber si realmente es noble o no. Cuando hayas hecho la elección debes confiar en que hará bien su trabajo.

 

7. Exige formación continua

 

No es cuestión de contratar a un verdadero erudito de las finanzas, pero el reciclaje es relevante en este caso. ¿Por qué? Pues porque las leyes se modifican y resulta vital contar con un profesional que se mantenga informado de los cambios. Solo de esta forma os asesorará con cabeza y con antelación. Así que, si has conocido a un experto que acude a cursos con asiduidad, ¡no lo dudes más!

Asegúrate en tu comunidad de propietarios de que está en contínua formaciónEl administrador no puede quedarse anticuado con las leyes. Asegúrate de que siempre se está formando acudiendo a conferencias. Puede llegar un momento en el que tenga que resolver un conflicto y no esté al día.

 

8. Pídele soluciones

 

Un buen administrador no solo debe sacar la calculadora y apuntar con el dedo al que no paga la cuota. Además, debe encargarse de las auditorías y de proponer ideas para reducir gastos. Al fin y al cabo, es el bolsillo la principal preocupación de tus vecinos.

Comprueba durante las entrevistas a los candidatos que estás ante personas resolutivas y capaces de exponer alternativas de mejora que ni por asomo se os habían ocurrido en ninguna de las reuniones en el garaje.

Ahora que ya eres consciente de esos puntos en los que fijarse para contratar al mejor administrador de fincas, ¡corre a contárselo a tus vecinos y a tus contactos en tus redes sociales! Si has tenido la dudosa suerte de convertirte en presidente de la comunidad, ¡despreocúpate de comprobar quién ha pagado y quién no! Se acabó ser el cobrador del frac del moroso del tercero.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)