Cómo ganar una discusión de pareja

Cómo ganar una discusión de pareja

Fecha de publicación: 01/12/2021

Descubre cómo ganar una discusión de pareja a la vez que comprendes los sentimientos de la otra persona.

Aunque en las películas de amor todo es muy bonito y los dos protagonistas se quieren y se compenetran perfectamente, en la vida real no es fácil llegar a acuerdos con tu pareja, especialmente en determinados temas.

Las consultas de los psicólogos están llenas de personas que no consiguen entenderse, ya que muchas veces no se trata de ganar una discusión, sino de un problema de fondo que existe en la pareja y que hay que solucionar.

Las discusiones son una fuente de infelicidad en la pareja.

El profesor de derecho de la Universidad de Oxford, Jonathan Herring, ha publicado un libro titulado “Cómo discutir” (‘How to Argue‘) donde explica las mejores técnicas para exponer tus argumentos y hacerte comprender para que tu pareja sepa exactamente qué es lo que quieres y lo que sientes.

Puedes ganar una discusión de pareja si utilizas estas técnicas

Aunque en el libro se habla también de modalidades de discusión como debates en público, argumentaciones por escrito y otras cuestiones, hay 5 puntos destacados que pueden ser muy útiles para que tu pareja acabe aceptando lo que le estás pidiendo, ¿quieres conocerlos? ¡Allá vamos!

1. Prepárate bien

Si quieres discutir algo con tu pareja, más vale que no vayas a lo loco. Si vas a meterte en ese charco es porque esperas conseguir algo que merece la pena, así que más te vales no ir “a ver qué pasa…”.

A la hora de iniciar una discusión ten bien pensado qué es lo que vas a decir y qué es lo que esperas conseguir. Plantéate hasta dónde estás dispuesto a llegar y hasta dónde no, y qué es lo mínimo que aceptarías en caso de no llegar a conseguir lo que quieres. Una negociación con tu pareja es una lucha difícil y no se puede hacer de cualquier manera.

Prepara bien lo que quieres decirle a tu pareja aunque no se lo tome muy bien…

Si es tu pareja la que te sorprende, tómate el tiempo y la tranquilidad para analizar lo que te está demandando y no te dejes llevar por la sorpresa. Analiza detenidamente su mensaje e intenta defender tus opiniones aunque la pelea te pille “de sopetón”.

2. Elije cuándo discutir y cuándo alejarte

Todos sabemos que muchas veces el momento lo es todo. Si tu pareja se acaba de dar un golpe en el pie con la mesa, quizá no sea buena idea hablarle de la salida con tus amigos… Has de tener la sensibilidad para encontrar el momento oportuno y también el lugar, mejor si es un sitio neutro donde los dos os sintáis cómodos; evita lugares con cargas muy afectivas o relaciones de poder (en tu despacho si vienen a visitarte) e intenta crear un clima tranquilo.

¿Tú pareja está muy estresada? Quizá sea mejor que busques otro momento para hablar.

Ten presente que, a veces, se discute más por las formas que por el contenido, así que procura centrarte en el mensaje de lo que quieres decir en vez de en el tono de tu pareja.

3. Qué dices y cómo lo dices

Toma buena nota de qué es lo que estás diciendo y, como decíamos en el punto anterior, de cómo lo dices. Evita “calentarte” porque tu pareja puede quedarse con eso y la discusión no llevaría a ningún sitio…

Las formas son muy importantes en una discusión, no las pierdas nunca.

Lo ideal es que empieces hablando de otra cosa y, cuando haya un buen ambiente, ir soltando poco a poco tus argumentos. Los más sibilinos son auténticos artistas en el arte de la persuasión e incluso consiguen sus objetivos como si la idea fuera de la otra persona…

4. Escucha y vuelve a escuchar

Si quieres ganar a alguien en una discusión, déjale hablar. Para rebatir los argumentos de la otra persona debes conocerlos en detalle y escuchar de manera activa. Intenta atender concienzudamente para comprender su punto de vista, no solo para contratacar.

Por muy molesto que pueda serte, debes escuchar a tu pareja para comprenderla.

Si ves inadmisibles los argumentos de tu pareja, dejarle hablar también es una manera de conocer sus puntos débiles y las flaquezas de su argumento, y podrás exponer los tuyos con más coherencia.

5. Resuelve el estancamiento

Es probable que ambos lleguéis a un punto en el que la discusión no avanza en absoluto. Ambos habéis dicho lo que queríais y parece que solo estáis esperando vuestro turno para decir una y otra vez lo que ya habéis dicho. Debes tener pensado un plan para cuando llegue este punto, quizá dejarlo para otro día, salir a tomar el aire o ir a hacer algo urgente.

¿No habéis alcanzado ningún acuerdo? Quizás sea mejor dejarlo para otro día…

Cuando las discusiones no avanzan se puede caer en ataques personales que no llevan sino a descalificaciones que minan la confianza en la pareja. Si ves que no hay dónde rascar, piensa en una salida.

Por último, entiende que cada persona ve las cosas de una manera y que hay temas vitales en los que no vais a estar de acuerdo y otros en los que, lo estéis o no, son temas sin importancia por los que no merece la pena discutir. No pongas en peligro tu relación discutiendo constantemente por cosas que no merecen sembrar el rencor en vuestro amor.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Catálogos y ofertas

Artículos que quizá te interesen

5 cosas que hacer en una estación de esquí sin esquiar

22 de diciembre del 2021

Te contamos todo lo que puedes hacer en una estación de esquí si no sabes (o no quieres) esquiar.

7 palabras japonesas llenas de sabiduría

29 de septiembre del 2021

¿Te gustaría conocer algunas de las palabras japonesas más bonitas que existen?

23 palabras que no existen en español, pero cuyo significado deberías conocer

05 de mayo del 2021

¿Conoces estas bonitas palabras que no tienen traducción en español?