Ciudades Patrimonio de la Humanidad: Ávila

Ciudades Patrimonio de la Humanidad: Ávila

19 de septiembre de 2019
Ciudades-Patrimonio-de-la-Humanidad-Ávila

Pasado y presente de Ávila

 

Ávila es la ciudad de la muralla perfecta, inmune a los estragos del tiempo con sus palacios medievales y sus recuerdos natales a través de sus iglesias románicas, sus monumentos, sus museos y los conventos en los que profesó Santa Teresa. Es también una ciudad que parece estar dentro de una bola de cristal, con mágicas nevadas que parecen de azúcar.

Esta ciudad medieval es, además, capital de la provincia que lleva su nombre. Sus innumerables tesoros culturales, artísticos, históricos, monumentales y visuales la han llevado a ser declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad desde el año 1985. Se encuentra situada en la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

La ciudad de Ávila es la capital que se encuentra a mayor altitud en toda España, alzándose a nada menos que 1131 metros sobre el nivel del mar. Por tanto, en el casco urbano podrás ver con mucha frecuencia preciosas nevadas invernales que se unen a la bella visión del curso del río Adaja. Hoy, en esta pequeña ciudad central de la península, lo moderno convive con su historia antigua, dando lugar a un legado sorprendente.

Pasado-y-presente-de-ÁvilaÁvila es una ciudad que se constituye en la capital de la comarca y provincia homónima, en la cual se comprende tanto la Sierra de Ávila como el Valle de Amblés.

 

La construcción de esta ciudad había sido casi inexistente hasta los tiempos de los Visigodos. En la renovación que se llevó a cabo por este asentamiento se construyeron los principales elementos que hoy representan tanto a esta capital, desde sus clásicas murallas hasta sus bellas y representativas iglesias. En estos atributos históricos se mezclan en una armonía perfecta los estilos románico, mudéjar y gótico.

También, en un simple paseo por la ciudad podrás visualizar sus palacios y sus casas nobiliarias, lo que hace que la ciudad contenga el título de «Ciudad Nobiliaria». Ávila ha sido la vivencia y la ciudad de paso de numerosos señores, nobles y caballeros que en su día habitaron en las plazas. Por eso es quizás que la ciudad recibe títulos como Ávila de los Leales, del Rey o de Los Caballeros.

Pasado-y-presente-Ávila La Catedral de Ávila tiene carácter defensivo y pertenece a los tiempos de la Reconquista. Se trata de una obra en la que el románico y el gótico se fusionan, siendo la primera de estilo gótico y la última románica española.

 

Ávila es una ciudad que tuvo en el pasado un importante papel como Ciudad Arzobispal. De este modo, nos dejó grandes legados como lo son su archivo episcopal y su Obispado. En el siglo XIX, la capital sufrió importantes invasiones que marcaron su historia. En la Guerra de la Independencia, Ávila perdió su biblioteca en manos francesas, lo que hizo desaparecer todo el legado cultural del Monasterio de Santo Tomás.

El convento de Santo Tomás es uno de los puntos más representativos de la ciudad, entre otras razones, por albergar las estancias de la Santa Inquisición y por ver cómo sucedían los últimos días en los que vivió fray Tomás de Torquemada. No obstante, las heridas de guerra son latentes, pues sus relieves están en su mayor parte destruidos desde 1809.

Historia-de-Ávila En el convento de Santo Tomás se encuentra la tumba del que fue hijo de los Reyes Católicos. Además, tiene forma de H, que es el signo de Isabel la católica.

 

La ciudad tiene también un pasado industrial, cuyo testimonio más vivo es su fábrica de luz, con la gran chimenea en el horizonte, de ladrillo típico del siglo XX. Cada rincón de Ávila alberga un maravilloso secreto por descubrir y nos cuenta una significativa historia.

 

Historia de la ciudad

 

Ávila es mucho más que una simple capital por descubrir. Se trata de un rincón cuya historia se escribe en el día a día y donde tanto los visitantes como quienes allí habitan pueden sentirse parte de la misma en cada rincón, en cada paseo o en cada mirada. Sus orígenes se han perdido en las tinieblas del pasado, lo cual lleva incluso a que se hable de cierto origen legendario.

Sin embargo, si nos centramos en su primer asentamiento tenemos que hablarte de una extensión de los celtas: los vettones fueron los primeros en instalarse en la ciudad. Para recordar a los vettones, puedes encontrar en la plaza de Adolfo Suárez la escultura zoomórfica de piedra que cuida del torreón de los Guzmanes y de la base de la torre de la Iglesia de San Nicolás.

historia-de-Ávila El período de romanización se ve en el propio urbanismo de la capital, desde la muralla hasta los restos funerarios o la zona del jardín de esta basílica de San Vicente, con su necrópolis romana.

 

Durante la etapa de dominación de los romanos caben algunos personajes importantes, como San Segundo, cuya fiesta se sigue celebrando cada dos de mayo junto a su ermita, o los mártires Vicente, Sabina y Cristeta. Diferente importancia tuvo la etapa visigoda, o al menos así se percibe debido a que han llegado pocos restos de este asentamiento hasta nuestros días. Entre ellos, destaca el monasterio de Santa María la Antigua.

Después de los visigodos llegó la invasión musulmana en la que Ávila fue una especie de «tierra de nadie», un lugar estratégico, una frontera. Sin embargo, fue aquí donde se inició más tarde la Reconquista, una época en la que destacó la famosa muralla, ya que la ciudad en esta etapa se fortificó para afianzar su seguridad. También se construyeron numerosos edificios que todavía se conservan entre su variada arquitectura civil.

historia-de-Ávila La basílica de San Vicente es una de las iglesias románicas más importantes de la ciudad, que comenzaron a construirse en los siglos XII y XIII y a su alrededor, los barrios históricos que se organizaron por oficios.

 

En los barrios históricos comenzaron a asentarse poco a poco minorías étnicas, como por ejemplo los judíos o los árabes tras la Reconquista. Al final de la Edad Media, Ávila también adquiere importancia en la historia de todo el país gracias a Isabel la Católica. Si bien su mayor importancia se da en el siglo XVI, momento en el que todo tipo de reyes comienzan a visitar la ciudad y se construyen importantes palacios renacentistas.

Aunque en el siglo XVIII hay una decadencia en Ávila, poco a poco con la llegada del ferrocarril vuelve a remontar. Así, en los siglos XIX y XX, la ciudad comienza a recibir a importantes artistas como Azorín, Unamuno o Zuloaga. Poco a poco, va creciendo en población hasta llegar a día de hoy, momento en el que Ávila ya supera los 60 000 habitantes.

historia-de-Ávila En el siglo XVI nace la conocida Santa Teresa de Jesús. Este personaje histórico fue adelantado a su tiempo: reformó la orden del Carmen y profesó en el Convento de San José de Ávila.

 

Ávila: patrimonio y monumentos principales

 

Ávila es una ciudad que en sí misma es un monumento. Cada calle, cada rincón y cada edificio te sorprenderán con total seguridad. Pero, ¿quieres saber sus puntos más importantes?

  • La Catedral de Ávila: este monumento se declaró como Monumento Nacional en 1949. Es mucho más que una fortaleza o un templo, ya que se considera como la primera catedral gótica del país. Se sitúa sobre los restos de un edificio primitivo que se dedicó a El Salvador. El monumento está en la zona más alta de la ciudad y es una construcción religiosa que adquirió también un fin defensivo. Las obras se realizaron durante tres siglos, por lo que se sucedieron muchos cambios desde el proyecto inicial y se fue tirando más a un estilo románico.

 

catedral-de-Ávila Se desconoce con seguridad cuándo se construyó la catedral gótica, pero hay dos teorías: en 1091 por Álvar García y financiada por Alfonso VI de León o, en el siglo XII con el maestro Fruchel.

 

  • La muralla de Ávila: es el monumento más famoso de la ciudad y un símbolo universal. Se trata del recinto de murallas que mejor conservado está en toda Europa, no solo en España. Las murallas y las iglesias que están fuera de los muros han sido también declaradas como Patrimonio de la Humanidad. Aunque el origen es romano, se considera románica.

 

Muralla-de-Ávila La muralla de Ávila ha sido consagrada por importantes artistas como el poeta modernista Rubén Darío, por Enrique Larreta y por Ernest Hemingway, que también vivió dos meses en Ávila.

 

  • La Basílica de San Vicente: esta basílica está dedicada a los santos mártires hermanos Vicente, Sabina y Cristeta, que pertenecieron al siglo IV y que fueron torturados y apresados por no ofrecer sacrificios a los dioses romanos. El templo se inició en el siglo XII, después de la edificación de la muralla. Las reliquias de estos santos se trasladaron en el año 1062 a San Pedro de Arlanza por miedo a los musulmanes, pero regresaron a Ávila en el 1175.

 

basílica-de-San-Vicente El techo de la basílica de San Vicente es uno de los elementos más destacables de la misma, que era uno de los tres llamados «templos juranderos» de todo el Reino de Castilla.

 

  • El Real Monasterio de Santo Tomás: este monumento es uno de los más insignes de toda Ávila, aún estando algo alejado del casco histórico. Su construcción se llevó a cabo por Hernando Núñez de Arnalte. Este personaje histórico fue nada menos que el tesorero de los Reyes Católicos, que también colaboraron bajo el mecenazgo de la construcción junto a la mujer de aquel, María Dávila, y el inquisidor fray Tomás de Torquemada.

 

Real-Monasterio-de-Santo-Tomás La construcción del monasterio comenzó en el 1482 y se terminó once años después. Si bien los Reyes Católicos hicieron que años más tarde se construyera un palacio en torno al mismo.

 

  • Los toros de Guisando: se trata de un conjunto de la época de los vettones que está situado en El Tiemblo. Constituyen un total de cuatro esculturas que parecen verracos o toros. A las esculturas se les atribuyen funciones religiosas y mágicas para poder proteger al ganado y para favorecer la fertilidad. Además, hay otra teoría que dice que fueron utilizados para marcar los límites de las zonas de pastos. La escultura es símbolo de la riqueza y una manifestación de arte muy importante de la España prerromana.

 

toros-de-Guisando Los toros de Guisando datan supuestamente de la Edad del Hierro, aunque no está confirmado que efectivamente pertenezcan a los siglos III y IV antes de Cristo, por falta de contextualización arqueológica.

 

Rutas urbanas

 

Tu ruta urbana por Ávila comienza en el Centro de Recepción de Visitantes, para después continuar por la carretera Ronda Vieja. En la calle paralela encontrarás tu primer importante monumento, la Basílica de San Vicente, mientras que a tu derecha podrás identificar las murallas de Ávila. A continuación, atravesarás el Jardín de San Vicente, que contiene el Palacio de los Verdugos, para acabar saliendo por la calle de San Segundo.

Al llegar a la Oficina de Turismo de la Junta de Castilla y León, girarás a la derecha en dirección a la plaza de la Catedral, donde encontrarás la Catedral de San Salvador y el Episcopio. Más tarde, continuarás por la calle de los Reyes Católicos y luego por la calle Comuneros de Castilla. Cuando llegues a la calle Caballeros, tendrás ante ti la Iglesia de San Juan Bautista.

murallas-de-Ávila Las murallas de Ávila impidieron ataques del rey aragonés que, en su furia, se retiró de la ciudad, no sin antes sumergir en grandes ollas de aceite hirviendo a 70 caballeros apresados.

 

A continuación irás por la calle Caballeros hasta la Plaza Pedro Dávila, donde encontrarás el Palacio de los Dávila. Seguirás hasta la calle Cardenal Placita y Deniel y luego por la Plaza Teniente Arévalo. Girarás en la calle Don Gerónimo visitando las zonas más emblemáticas del casco urbano.

Al final de la calle podrás visitar la Puerta del Alcázar, el monumento a Santa Teresa, un poco más adelante la Iglesia de San Pedro, y volviendo sobre tus pasos por la calle paralela, el mirador de Ávila por el paseo Rastro, donde también estará el Convento de la Magdalena y el mirador paseo del Rastro. Seguirás caminando por la calle del Paseo Rastro hasta finalizar la ruta en la Puerta de Santa Teresa.

plaza-de-Santa-Teresa La plaza de Santa Teresa se creó llamándose plaza del Conde don Ramón entre 1080 y 1100. En la Edad media fue el gran mercado y lugar de promulgación de leyes, torneos, ejecuciones y recepciones reales.

 

Información útil

 

  • Estación de tren: recibe el nombre de «Ávila». Situada en C/ Paseo de la Estación.
  • Estación de autobuses: www.estacionautobusesavila.com
  • Ayuntamiento: www.avila.es Teléfono: 920 35 00 00.
  • Información turística: www.avilaturismo.com
  • Hospitales: Hospital Nuestra Señora de Sonsoles y Hospital Provincial de Ávila.
  • Urgencias: Telf. 112.
  • Policía local: 920 35 24 24.
  • Eventos más importantes: entre las fiestas más destacables de Ávila destacan la procesión de San Segundo, patrón de la ciudad, la de Santa Teresa y la romería a la Virgen de Sonsoles. También destacan la Semana Santa, las Jornadas Medievales de las tres culturas y el Carnaval de Ávila.

 

plaza-mayor-Ávila La Plaza Mayor se conoce como la plaza del Mercado Chico y se construyó con el trazado del arquitecto mayor de Ávila en el año 1793: Juan Antonio Cuervo, discípulo del conocido arquitecto Ventura Rodríguez.

 

Ahora ya sabes todos los rincones que te esperan en Ávila. ¿A qué esperas para visitarla y seguir descubriendo sus secretos? Si planeas emprender un viaje con tus amigos o familiares no dudes en compartir con ellos esta información.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)

Catálogos y ofertas

Artículos que quizá te interesen

Ciudades Patrimonio de la Humanidad: Úbeda

03 de octubre del 2019

Úbeda es todo un sueño renacentista. Es mucho más que una ciudad, pues es un paraíso para los amantes del patrimonio histórico y cultural, además de un deleite para los ojos.

Ciudades Patrimonio de la Humanidad: Segovia

03 de octubre del 2019

Segovia es una urbe cuyas calles, monumentos e historia confluyen en un conjunto de obligada visita al menos una vez en la vida. La ciudad es de un auténtico valor histórico y cultural.

Ciudades Patrimonio de la Humanidad: San Cristóbal de la Laguna

03 de octubre del 2019

San Cristobal de la Laguna es la única ciudad Patrimonio de la Humanidad de las Islas Canarias. Su Universidad fue la primera de las islas, y su entorno la convierte en un lugar para el recuerdo.