5 nuevas tendencias en nutrición que no conocías

5 nuevas tendencias en nutrición que no conocías

Fecha de publicación: 27/04/2022

Estas son algunas de las nuevas tendencias en nutrición que respetan el medio ambiente y el ecosistema en el que vivimos.

Antes, las personas que acudían a un nutricionista buscaban exclusivamente perder peso o mejorar su dieta en general. Hoy en día, la moralidad impregna cada vez más facetas de nuestra vida y, lo que antes era algo puramente personal, ha pasado a convertirse en una decisión que implica a otros y al planeta.

Una alimentación más saludable te hará sentirte mejor contigo mismo y con el planeta.

En la actualidad existe nuevas tendencias en la nutrición que responden a inquietudes sobre nuestro mundo, sobre la salud y seguridad de los animales o la contaminación.

Tendencias en nutrición que respetan el medio ambiente

Estos nuevos enfoques nutricionales no solo se basan en la salud de las personas, sino que incluyen el respeto por el medio ambiente, ¿quieres conocerlas? ¡Allá vamos!

1. Dieta sostenible

Consume abundantes verduras y frutas para una alimentación más sana.

En los últimos años, el consumo desbocado de productos ultraprocesados ha dado lugar a una generación de personas menos sanas y con mayores problemas no solo de obesidad, sino de todo tipo.

La dieta sostenible no solo quiere acabar con este modelo por razones de salud, sino también por motivos medioambientales, ya que la creación y elaboración de estos alimentos procesados es perjudicial para el medio ambiente. Este tipo de alimentación sostenible aboga por utilizar productos de cercanía, saludables, sin pesticidas ni otros productos químicos y que se implique en el bienestar de los animales y de los trabajadores que los suministran.

2. Dieta baja en huella de carbono

Reducir nuestra huella de carbono en la atmósfera es fundamental para proteger nuestro entorno.

Para estas personas prima el impacto que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) tienen en nuestro planeta por culpa de la alimentación. Los “bajocarbonianos” consumen principalmente verduras, frutas o legumbres, ya que la producción de carne genera mucho carbono en la atmósfera.

Además, priorizan los alimentos locales y de temporada para que su transporte sea el mínimo. En algunos países, los productos tienen etiquetas especificando la huella de carbono que generan.

3. Dieta baja en azúcar

Los alimentos altos en azúcares son muy perjudiciales.

Es una dieta que pone el enfoque en el desmesurado consumo de azúcar que hacemos en la actualidad. La idea es vigilar los alimentos que consumimos para evitar el exceso de azúcar, algo difícil de controlar en los alimentos procesados.

Asimismo, algunos alimentos tomados por sí solos, pueden hacer aumentar los niveles de glucosa en sangre, por lo que se lo ideal es combinarlos con otros para reducir su potencial de glucosa. Algunos trucos son:

  • Los carbohidratos, mejor acompañados. Añade siempre a tus carbohidratos grasas saludables, fibra o proteínas. Por ejemplo: puedes comer patatas con frutos secos, pasta con pescado o pan con verduras.
  • Desayuna salado en vez de dulce.
  • Come verduras siempre de primero o platos que contenga grasas saludables.

4. Dieta con reducción de plásticos

La contaminación por plásticos es un importante problema medioambiental.

¿Alguna vez te has preguntado cuánto plástico generas cada día? Por si no lo sabes, mucho más de lo que crees…

El consumo de productos con plástico acaba destruyendo el planeta y llevando esos plásticos por todas partes. Estos plásticos terminan su vida en el mar, donde se convierten en microplásticos que acaban siendo ingeridos por los peces y formando parte de la cadena alimentaria de muchos otros animales.

Los seguidores de esta “dieta” (que es más bien una conciencia alimentaria) procuran evitar todo tipo de plásticos. Consumen productos que vienen tal cual del mercado o bien, piden que se envuelva su comida en sus propios recipientes o fiambreras.

5. Dieta rica en grasas saludables

Los alimentos ricos en grasas saludables han formado parte de nuestra alimentación desde hace siglos.

No todas las grasas son iguales. Las grasas buenas provienen de alimentos naturales como los frutos secos, el aguacate, el aceite de oliva virgen extra, las semillas o algunos pescados azules. Estos alimentos, tomados con moderación, aportan muchos beneficios al organismo.

Las grasas trans y las grasas saturadas, por el contrario, son dañinas para nuestras arterias y para nuestra salud cardiovascular en general, y están presentes en los alimentos ultraprocesados, en la margarina, en la bollería industrial, etc…

Los seguidores de estas dietas incorporan grasas saludables en su alimentación, tal y como hacían nuestros ancestros hace miles de años. Si quieres seguir esta dieta usa las grasas con moderación, ya que tienen un alto componente calórico, sobre todo si se combinan con carbohidratos de mala calidad.

¿Piensas en el medio ambiente cuando haces la compra?

Por último, ten presente que lo que comes afecta de manera directa a la sociedad y al medio ambiente. Tu alimentación deberías estar basada en tus prioridades nutricionales, pero sin dejar de lado la sociedad en la que vivimos.

Intenta apostar por una alimentación que genere pocos residuos, que sea de consumo local o cercano, que no dañe a los animales ni explote a las personas. Recuerda que el abastecimiento sostenible es posible si te lo propones y, además de estar más sano, dejarás un mundo mejor para el día de mañana.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando...

Artículos que quizá te interesen

¿Qué es la moda ecológica?

13 de enero del 2022

Todo lo que necesitas saber sobre la moda respetuosa con el medio ambiente.

13 trucos para ahorrar en la calefacción de manera sostenible

10 de noviembre del 2021

Los mejores trucos para no gastar un dineral en calefacción en este invierno.

Hidrógeno verde: ¿qué es y qué ventajas tiene?

09 de junio del 2021

Todo lo que necesitas saber sobre la energía de moda.