15 curiosidades sobre las abejas

15 curiosidades sobre las abejas

Fecha de publicación: 14/04/2021

¿Quieres saber cuáles son las mejores curiosidades sobre las abejas?

«Si las abejas desaparecieran, el mundo duraría cuatro años». ¿Sabes quién dijo esto? Albert Einstein. No sabemos si serían exactamente cuatro años, pero lo cierto es que las abejas cumplen una función vital para el planeta, la polinización.

Las abejas son fundamentales para la vida.

Cuando acudimos a una tienda de miel, muchas veces no somos conscientes de la complejidad de esta forma de vida y de lo sorprendente de su comportamiento, ya que las abejas actúan como un superorganismo.

¿Quieres saber más sobre ellas? Aquí te contamos algunas curiosidades sobre las abejas.

Datos curiosos sobre las abejas

En el mundo hay miles de especies de abejas, pero solo 7 producen miel. Para producir esta miel, una sola abeja puede visitar 7000 flores en un solo día, favoreciendo la polinización, una labor clave para el ecosistema, ya que hasta la ONU reconoce la labor de las abejas en nuestra supervivencia.

La polinización que favorecen las abejas es vital para el medio.

Este gran regalo de las abejas favorece la biodiversidad de nuestro entorno, por lo que tienen un día especial para ellas, el 20 de mayo, que coincide con el nacimiento del gran divulgador y pionero de la apicultura esloveno Anton Janša.

Estas son algunas de las cosas más curiosas que puedes aprender sobre las abejas:

1. Hay abejas solitarias

Contrariamente a lo que se cree, las abejas solitarias son unas tres cuartas partes de la totalidad de especies de abejas. Este tipo de abeja no viven en colmenas ni fabrican miel ni cera y raramente pican porque no tienen nada que defender (salvo que sean atacadas ellas o sus nidos).

Este tipo de abejas sí que son gregarias, es decir, se unen a otros miembros de su especie creando sus nidos unos cerca de los otros por motivos de seguridad y defensa. A estos conjuntos de nidos se les llama agregaciones.

2. Son grandes polinizadoras

Las abejas tienen una gran función en la polinización de las plantas, pero no son los únicos animales que lo hacen. Las mariposas, los pájaros, las polillas, los escarabajos e incluso los murciélagos también contribuyen en esta labor reconocida por la FAO.

La miel es un alimento que se consume desde hace miles de años.

Sin este proceso no tendríamos frutas, ni semillas, ni frutos secos e incluso nos quedaríamos sin algunas hortalizas.

3. Tienen una gran capacidad para comunicarse

De todas las maneras de comunicación que utilizan las abejas, su baile es la más sorprendente. Sus movimientos en ocho y su vibración indican al resto de abejas dónde hay alimento utilizando la posición del sol como referencia y dando datos sobre la distancia con la velocidad de su baile.

Este complejo sistema hace que las abejas encuentren el mejor polen y néctar, lo que también favorece a los humanos con mejores alimentos.

4. Actualmente la población de abejas está bajando alarmantemente

El cambio climático, la acción destructora del entorno por parte de los humanos y otros factores como los ácaros u otros parásitos está diezmando el número de estos insectos en nuestros bosques. Conviene cuidar el porvenir de estos animales si queremos seguir manteniendo nuestro ecosistema. El uso de pesticidas también contamina las plantas que ellas necesitan.

Asimismo, la invasión de otras especies como la avispa asiática (fruto de la globalización), ha supuesto un grave problema para las abejas.

5. Su veneno es curativo

A pesar de lo peligroso que es exponerse al veneno de estos animales, se ha descubierto que dicha sustancia también puede servir para curar enfermedades.

La picadura de la abeja es muy peligrosa.

Dicha sustancia, la apitoxina, se está estudiando para curar enfermedades respiratorias y óseas.

6. Las abejas utilizan desinfectante

Concretamente, el suyo propio, propóleo. Esta medicina natural es fabricada por las abejas a partir de resinas y lo utilizan para limpiar la colmena y para desinfectar posibles fuentes de infección que no pueden transportar, incluyendo pequeños cadáveres de otros animales.

7. Corren más que tú

Las abejas melíferas (las de la miel), vuelan hasta 25 kilómetros por hora. Una persona normal puede llegar a correr a unos 15 kilómetros por hora (salvo Usain Bolt que alcanza picos de 42 km/h), por lo que te gana seguro…

8. Eligen a su propia reina

En el mundo de las abejas, son las obreras las que elijen a la reina. Cuando necesitan una nueva, lo hacen cambiando la alimentación de una joven larva.

La reina destaca porque es más grande que las demás.

En vez de polen, pasan a alimentarla con jalea real exclusivamente y así se transformará en reina.

9. Reconocen caras

Las abejas son capaces de reconocer rostros, por extraño que pueda parecer. Esta habilidad está documentada en un estudio.

10. Expulsan a los cadáveres

Las abejas son extremadamente limpias. Cuando una abeja se muere dentro del panal, otras se encargan de sacar a sus compañeras muertas.

11. Optimizan el tamaño de las celdas al hacerlas hexagonales

Esta forma es una optimización de la naturaleza. Si fueran circulares, se perdería mucho espacio entre los círculos y si las celdas fueran cuadradas, la abeja no podría acceder correctamente. El hexágono es la medida perfecta para una colmena.

Las abejas son las reinas de la optimización del espacio.
Las abejas son las reinas de la optimización del espacio.

12. Cada una cumple una función

Además de la reina, hay obreras y zánganos. Las obreras cumplen diversas funciones a lo largo de su vida, mientras que los zánganos se dedican a fecundar a la reina. Cumplida su tarea, mueren.

La reina se aparea con unos 12 zánganos para garantizar la fecundación. Cuando los zánganos no son necesarios (es decir, fuera del período de fecundación de la reina), son matados o expulsados de la colmena.

13. Las abejas mueren al picar

Sí, pierden parte de su abdomen y otros órganos vitales. El aguijón se clava y va soltando el veneno. Los zánganos no tienen aguijón y la reina lo tiene, pero atrofiado.

14. Tienen “hijos”

Una colmena está compuesta por un grupo que puede variar entre los 12.000 o los 75.000 individuos. Las colmenas se comportan como un superorganismo, es decir, como un solo ser.

En el enjambre, las abejas se preparan para crear una nueva colmena.
En el enjambre, las abejas se preparan para crear una nueva colmena.

Cuando la colmena alcanza un determinado tamaño, es el momento de “tener un hijo”, o sea, de crear otra colmena, por lo que se crea un enjambre de abejas que busca un nuevo lugar para vivir.

15. Son vitales para el ecosistema

Lo más importante que debes saber es son vitales para nuestro ecosistema. De su existencia depende en gran medida la polinización de las plantas y el desarrollo del forraje de gran parte de la ganadería.

Las abejas hacen mucho bien por nuestro ecosistema.

Si alteramos ese ecosistema, nuestro futuro podría verse comprometido, así que, ya sabes: ¡cuídalas, ellas te están cuidando a ti!


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículos que quizá te interesen

¿Qué puedo hacer para ayudar al planeta?

22 de abril del 2020

Ayudar al planeta es responsabilidad de todos. Tú también puedes hacer mucho. Estas son algunas pautas que podrías incorporar a tu rutina.

¿Qué es el movimiento “slow fashion"?

06 de marzo del 2020

Los movimientos slow apuestan por la sostenibilidad. El slow fashion te permitirá contar con mejores prendas de ropa, al tiempo cuidas el planeta.

Claves para una alimentación equilibrada y sostenible

16 de octubre del 2019

Practicar una alimentación equilibrada y sostenible implica comer bien, de manera saludable y sin poner en riesgo el futuro del planeta ni el presente de nuestros semejantes. Te contamos en qué consiste y qué debes saber para lograrlo.