10 trucos para solucionar los celos entre hermanos

10 trucos para solucionar los celos entre hermanos

Fecha de publicación: 11/05/2022

¿Quieres saber cómo evitar los celos y las peleas constantes entre tus hijos? Aquí tienes las soluciones.

Tener hijos es una experiencia maravillosa que te cambia la vida. Cuando coges en brazos a tu hijo, todo parece tener sentido (o eso dicen). Sin embargo, pocos padres están preparados para lo que viene…

Las peleas entre hermanos son algo habitual en cualquier familia.

Cuando llegan más niños al hogar, todo cambia y las relaciones entre ellos pueden ser una pesadilla cuando hay celos o peleas constantes entre ellos. Los psicólogos conocen este fenómeno de sobra, pero, en ocasiones, las soluciones son complicadas. Hoy vamos a hablarte de los celos entre hermanos.

Cómo evitar los celos entre hermanos

Cuando los niños son pequeños, las relaciones entre ellos son sencillas y básicas. Sin embargo, cuando van siendo más mayores, es probable que entren en una dinámica de agresiones y peleas constantes, que, muchas veces, vienen producidas por los celos entre ellos.

¿Quieres saber cómo evitar los celos entre tus hijos? Estas son las claves:

1. Recuérdale al mayor cómo era su vida antes

Cuéntale lo bien que lo pasabais todos juntos antes y cómo ese amor no ha dejado de crecer.

A los niños les encanta saber cómo eran de pequeños, ¡sobre todo cuando eran el centro de atención! Puedes contarle cosas sobre su nacimiento, crianza, primeros pasos… ¡incluso sobre el embarazo! Eso le hará sentirse especial y recordar todo lo que le queréis.

2. Crea momentos a solas por separado

Los momentos especiales a solas con alguno de ellos harán más fuerte el alzo que os une.

Cuando se tienen varios hijos, la organización no es fácil. Sin embargo, con un poco de esfuerzo, conseguir estar a solas con alguno de ellos es una experiencia fantástica que le hará sentirse el centro del universo. Haz la prueba y pasa una tarde con él sin que tenga que estar peleándose ni compitiendo con su hermano…

3. Evita las comparaciones

Ya lo habrás oído muchas veces, pero es verdad: cada niño es un mundo. Evita compararlos y guárdate frases como: “tu hermano sí que se porta bien”, “a ver si aprendes de tu hermana, que saca buenas notas”… Con comentarios como estos solo aumentarás su rivalidad.

4. Fíjate bien en su comportamiento

¿Ha empezado a llorar más a menudo o a hacer travesuras? Puede que esté llamando vuestra atención.

Puede que creas que tu hijo no tiene celos del otro, pero… ¿te pasa que cada vez se porta peor? Cuando un niño se porta mal, grita o incluso tira cosas o incluso se muestra agresivo, es probable que esté llamando tu atención para que le hagas más caso… ¡él también quiere tu atención!

5. Reduce tus intervenciones

Cuando los pequeños se pelean, es probable que acudan a ti para que actúes de juez. En ocasiones, en inevitable intervenir, sobre todo si hay violencia de por medio. Sin embargo, en otras ocasiones, lo mejor es apartarse a un lado para que aprendan a dirimir sus problemas entre sí.

6. Establece unas reglas en tu casa

Establecer normas hará que haya menos conflictos en casa.

Muchas peleas tienen su origen en las pertenencias o el espacio personal (cuando entran en la habitación del otro o cogen sus juguetes). Establece unas normas en tu hogar para dejar claro que no se puede coger nada sin permiso o que cada uno ha de tener su espacio y privacidad.

7. Sé realista y normalízalo

Ten presente que los celos entre hermanos son algo normal. Puedes hablar de ello con tu pareja y con el resto de la familia. Lo importante es que estos celos no acaben continuamente en malas actitudes por parte de uno o varios hermanos. Los celos son algo natural y los adultos también los sentimos en ocasiones.

8. Mantén la calma

Explícale a tus hijos lo que se espera de ellos sin perder la calma y con palabras que puedan entender.

Cuando hay peleas y celos constantes, a veces los padres pueden perder la calma y terminar las disputas con castigos o gritos. Por muy duro que sea, intenta mantener la calma y no te muestres violento/a; no servirá de nada y das un mal ejemplo a tus hijos.

9. Enséñales a pactar y a perdonar

Si consigues evadirte de la figura perpetua de juez como hemos explicado antes, lo mejor del siguiente paso es que ellos mismos aprendan a llegar a acuerdos, a pactar soluciones a sus conflictos y a pedirse perdón por lo que han hecho mal.

10. Conviértete en un buen ejemplo

Tus hijos resolverán sus conflictos cómo vean que se hace en casa entre los padres.

A veces les pedimos a nuestros hijos que dejemos de pelearnos constantemente… cuando nosotros lo hacemos a menudo con nuestra pareja. Si los niños ven en casa muchas peleas de pareja con gritos y desprecios, integrarán la violencia verbal y las faltas de respeto como algo normal.

Evita discutir con tu pareja delante de ellos y, si no es posible, cuida las formas al máximo para que vean cómo se resuelven las disputas mediante acuerdos.

Como ves, mediar en este tipo de conflictos no es nada fácil, te recomendamos que te armes de paciencia e intentes hacer lo mejor posible… ¿recuerdas cómo era la relación con tus hermanos cuando eras pequeño/a?


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Catálogos y ofertas

Artículos que quizá te interesen

5 trucos para reducir la exposición de los niños a los tóxicos de tu hogar

17 de noviembre del 2021

Los mejores consejos para proteger a tus hijos de los elementos tóxicos que tenemos en casa.

10 consejos para un verano seguro con los niños

28 de julio del 2021

¿Te gustaría saber cómo pasar un verano seguro con tus hijos?

Qué es el conejito de Pascua

24 de febrero del 2021

Aprende todo sobre el conejito de Pascua y cómo se vive la Semana Santa en los países anglosajones.